sábado, 1 de septiembre de 2012

La politización de la universidad pública.


Desde principios del siglo XX surgen en las Universidades españolas agrupaciones estudiantiles, en un principio, de corriente liberal. Ya durante la Dictadura de Miguel Primo de Rivera surge la FUE, la Federación Universitaria, en principio sin adscripción ideológica, pero que poco se colmaría de elementos marxistas, aunque en principio, “oficialmente”, seguía siendo apolítica. No olvidemos que Ramiro Ledesma Ramos, fundador de las JONS, llegó a ser directivo de la profesional de Ciencias de la FUE. Sin embargo, con la llegada del SEU (Sindicato Español Universitario), la referencia de Falange Española de las JONS en la Universidad, esta asociación ya se declaró antifascista. Desde 1933, la Universidad se transformó en un campo de batalla entre los marxistas de la FUE y los nacionalsindicalistas del SEU, llegando los marxistas a asesinar a algunos de los miembros del SEU, como Matías Montero.



Ya durante el franquismo, desde las Universidades se organizó una fuerte resistencia a la dictadura, no sólo desde el lado izquierdista, sino que también desde el lado azul se organizó otra resistencia al régimen. El SEU oficial se vació completamente de sentido y las izquierdas ganaron la batalla en la Universidad. Se atribuye a Francisco Franco la frase “Algo le teníamos que dejar” cuando le informaron de la predominancia izquierdista en las aulas. En 1954 la policía llego a disolver una manifestación del SEU, que en 1965 se disuelve y aunque no tenía nada que ver con el SEU original, intentaba servir de freno al avance marxista. Alguna organización semiclandestina patriota universitaria intentó hacerse un hueco en la Universidad, como la AUN, pero el resumen de la época franquista es que la Universidad era de mayoría marxista.


En la “Transición Democrática” vuelve el activismo “nacional” a las Universidades, vuelven los distintos SEU (de FE de las JONS, de “la Autentica”), Fuerza Joven también consigue mucha fuerza en las universidades y más adelante el Frente de la Juventud (considerado el primer grupo Nacionalrevolucionario en España). Algunos eran nostálgicos del régimen franquista y otros eran realmente revolucionarios. Los enfrentamientos contra la extrema izquierda eran casi diarios, los militantes de aquella época destacan cómo los enfrentamientos más duros aquellos con la ODEA (Organización Democrática de Estudiantes Antifascistas), ligada al grupo terrorista GRAPO y en las conferencias organizadas por los pro-abertzales. En estos años fueron frecuentes los denominados por la prensa “asaltos a las facultades” por parte de los patriotas (a veces reaccionarios y revolucionarios juntos) para eliminar la propaganda marxista. En más de una ocasión se produjeron tiroteos y detenciones*. Esta época fue muy convulsa, tanto en las calles como en las aulas, resultando asesinado Juan Ignacio González Ramírez, dirigente del Frente de la Juventud, único crimen político de la Transición que aún no ha sido esclarecido.


Una vez concluida la Transición, muchos de los grupos anteriores perdieron fuerza o se disolvieron. El siguiente intento de asociación estudiantil, ya fue netamente NR, y fue la Coordinadora de Estudiantes Nacional Revolucionarios (CENR), ligada a Bases Autónomas. En 1984 fueron expulsados de una manifestación estudiantil por parte de la extrema izquierda y a partir de ese momento, convocaban ellos sus propios actos estudiantiles, consiguiendo un seguimiento relativamente importante. El 4 de diciembre de 1986 participan en otra manifestación estudiantil, produciéndose una multitudinaria pelea retrasmitida por televisión.


A partir de esa época, las diferentes asociaciones NR, falangistas (distintos SEU) y alguna que otra patriota más –como el SIU-  no obtienen suficiente fuerza, dejando la Universidad de nuevo en manos de la extrema izquierda. Los marxistas han contado – y cuentan en la actualidad - en muchas ocasiones con el apoyo de los rectores y decanos. Yo he llegado a ver en la Universidad de Sevilla conferencias a cargo del PCE – con sus miembros de seguridad incluidos -, alguna conferencia “Contra la Tortura” impartida por abogados pro-etarras y más casos similares. Desde el ámbito marxista se critica la supuesta represión que sufren, sin embargo, la realidad demuestra que las facultades son uno de sus últimos bastiones, llegando a contar con subvenciones por parte de la propia Universidad.


Sin embargo, actualmente, una nueva agrupación estudiantil ha nacido en España, sin vinculaciones con partidos políticos o antiguas asociaciones, y es Respuesta Estudiantil, que se está implantando por el territorio nacional, y con presencia en manifestaciones de estudiantes en Madrid y Sevilla, sufriendo en esta última la expulsión por parte de los intolerantes marxistas y el intento de agresión a los militantes días después.


En la lucha estudiantil tenemos que tomar por ejemplo a Italia, que desde los 70 inició el camino con asociaciones como Lotta Studentesca, que sembraron la base para el actual movimiento patriota, social y estudiante del país transalpino, Blocco Studentesco, que ha obtenido muy buenos resultados en las elecciones de las distintas facultades, demostrando que puede ser una gran alternativa para la juventud frente a la extrema izquierda violenta.


Esperemos que de aquí a pocos años, la impunidad de la que los marxistas gozan en las Universidades se acabe y con ella las amenazas a jóvenes patriotas (sin ser militantes) que se producen por parte de estos grupúsculos, que sabedores de que no tienen fuerza social, es lo único que les queda.


Estudiante patriota, ¡tienes derecho a manifestarte! ¡No caigas en la manipulación marxista de las protestas estudiantiles!

*Información de “El País” sobre uno de los“asaltos”, con fecha de 7 de febrero de 1979 

Pelayo Sevilla

Extraído de: http://rutasylideshispanas.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario